Escalada: Alberto Gins: «Soy el mismo de siempre, gané una carrera y ya está»

Escalada: Alberto Gins: "Soy el mismo de siempre, gané una carrera y ya está"

Alberto Gins gradualmente asimila lo que significa ser campeón olímpico. Durante el último mes y medio, ha experimentado situaciones que nunca imaginó. Es difícil aceptar esta nueva realidad. Por méritos propios, ha entrado en el círculo de deportistas que evocan curiosidad y admiración por igual.

¿Te imaginas qué hay detrás de ganar medallas en los Juegos Olímpicos?
Sabía que los juegos eran las competiciones deportivas más importantes, pero nunca pensé qué efecto podría tener un oro. Lo trato bastante bien, aunque hay cosas que me sorprenden o chocan.
Por ejemplo, cual?
Por ejemplo, cenar con el embajador de Japón, ver a Pedro Sánchez en dos actos durante dos semanas seguidas, cosas que no esperaba que me pasaran.
P. Revisaremos algunas de las cosas que le han sucedido durante este tiempo desde el oro. Por ejemplo, ¿pensaste que tu abuela te tatuaría?
Quería hacerme un tatuaje porque me clasifiqué para los juegos. Mi abuela dijo que lo haría si obtenía una medalla. Como no esperaba ganar, no le di más vueltas. Pero la medalla ha llegado, y la verdad es que no esperaba que mi abuela de setenta años se hiciera un tatuaje. Mi madre le dijo cómo lo haría a esta edad. Y él respondió eso precisamente porque ya era un adulto y no le importaba. Y ahí lo ves mostrando su tatuaje por todas partes ahora.
¿Cuál fue el momento en que el presidente del Gobierno dio un puñetazo en la trama extremeña?
Cuando me invitaron, pensé que era una recepción para deportistas. Llego y veo hombres de traje, el más joven tenía 50 años y me preguntaba: «¿Qué estoy haciendo aquí?». Lo compré de la forma más natural posible.
Se va a Italia y lo invitan a un champagne en un restaurante.
Partí hacia Austria con algunos de mis amigos. Paramos en una ciudad con una larga tradición de escalada y fuimos a un restaurante y me reconocieron como el ganador de los juegos. No tenían mesa, pero nos sacaron una. Nos trajeron champán, nos compraron un trago … No lo crean.
El oro olímpico lo obligó a comprar y usar un traje por primera vez.
No voy a muchas bodas y normalmente me siento lo más cómodo posible. Y cuando dijeron que iba a celebrar una gala, tuve que comprarme el traje. Le envié la foto a mi madre. Pago, salgo de la tienda. Entonces, mi mamá me llama y me dice si me compró el cinturón. Y tuve que volver a la tienda. Entonces si hubiera comprado los zapatos. Le dije que no, que llevaba zapatos blancos. También me pateó un poco por no comprar una corbata. Más tarde, no supe abotonarme bien el abrigo, dijeron en Twitter. Después de la gala dije que me lo había puesto una vez y que me llevaría un rato sacarlo del armario y una semana después cené con el embajador de Japón y tuve que volver a ponerme el traje.
Sus seguidores se dispararon en las redes sociales. Ganó el oro y dio a conocer su cuenta, que no fue fácil de identificar. ¿Fue difícil asimilar ser condenado por lo que escribiste en Twitter?
Me pareció extraño, este informe era difícil de asociar conmigo. Mis seguidores eran mis amigos. Se volvió viral después de la final. Al principio pensé en ver lo que salía de aquí porque había muchas cosas sobre las que ni siquiera recordaba haber escrito.
¿Dejar de escribir si sabe que tiene un mayor impacto ahora?
No mucho, sí, hay cosas en las que me lo pienso dos veces antes de subirlas, pero si quiero escribir, lo haré. Todo el mundo ya sabe cómo pienso.
¿Por qué cuesta entender la relevancia que ha adquirido frente a otras medallas tras el oro olímpico?
Cuando Alberto Fernández y Ftima ganaron el oro, entré en su instagram y tenía unos 3.000 seguidores, y al día siguiente seguían igual. Dos meses después de los juegos, sigo mucho en las redes sociales y también en los medios. Al principio no entendía por qué algunas medallas, por qué otras no. Creo que se debe en gran parte a lo que escribo en mi cuenta de Twitter y también al boom de la escalada, que fue uno de los deportes más vistos.
Fue sorprendido jugando en la computadora con el cierre debido a la epidemia. Es dueño de League of Legends (LoL). ¿La agilidad de los dedos es el arma secreta del juego?
Soy más malvado y mis amigos me eligen. Sigo jugando porque uso lo mismo en mi tiempo libre que antes.
¿Alguna vez le has comprado a tus primos el teléfono celular que les prometieron si ganaban el oro?
Eso fue lo primero que dijeron cuando gané, en cuanto llegué a Cceres se lo compré.
Eso es lo que prometió en Navidad. Fue un momento difícil. Tuvo que detenerse cuando el menisco fue roto y operado y luego regresó a casa para cerrar después de contraer el coronavirus. ¿Dudaste que vendrías a los Juegos Olímpicos?
Fue un momento difícil. El año 2020 fue difícil. Estaba en muy buena forma en la cima, llegó el encierro y la cuarentena. Fueron por tres meses y no había nada que pudieran hacer. Volví a entrenar. Hice un campeonato mundial y me salió mal. Luego me rompí el menisco. Otra parada. Cuando vuelvo a entrenar, el coronavirus cerró por otras tres semanas. No he entrenado adecuadamente en casi un año y me preguntaba si voy a tener un buen desempeño en los juegos.

Dudo que me desempeñe bien en los juegos

Alberto Gins

Alberto Gin

Alberto Gins, Juan Ignacio Gallardo, Director de MARCA.Rafa CasalMARCOS

Pasó tres semanas en cuarentena en su habitación de casa ¿Qué tenía en mente todo el tiempo?
Dedique este tiempo a las cosas para no volverse loco.
¿Cómo afecta la familia allí?
No sabían que me estaba sintiendo mal, tenía que mantener mis sentimientos. Me trajeron la comida, devolví el plato, lo desinfectó, hablamos por teléfono y no les conté mucho de lo que pasaba por mi cabeza.
¿Cuál fue tu motivación para los juegos?
Adriana Cerezo fue la que más motivó a los juegos cuando terminó segunda. Cuando lo conocí, le dije y me respondió que entonces él también diría que una medalla es mi parte. Al ver que gana la plata, le devuelvo la ilusión. Estaba en mi habitación jugando LOL y de guardia con un novio de taekwondo. Vi un video de él porque era realmente bueno. Y vimos su victoria y todo el boom que generó, y no sé, es difícil de explicar, pero me dio la esperanza de ir a Tokio cuatro días.
Recientemente escribió: «Qué gran desmotivación entrenar en España». Por qué
No tenemos una instalación adecuada. Luego están los que nos critican por quejarnos y me dicen que pago un rocódromo con el dinero que obtengo de la medalla. Creo que yo también puedo preguntar. Entrenamos en rocódromos públicos con personas que han pagado la entrada, empiezan a escalar, que tienen los mismos derechos que tú, y que se quejan porque llevamos mucho tiempo en el muro. Las pistas no son difíciles de motivar y perseguir para la gente, pero la formación es inútil para nosotros. Hago poco en el coche de Sant Cugat, algo físico y nada más. Finalmente, todos los chicos de la selección nacional esperan que lleguen las carreras de verano para poder ir a Austria y entrenar como es debido.
¿Le han prometido que se puede construir un muro de escalada adecuado?
En teoría, sí. Lo harán muy bien en Cceres, me vendrá bien bajar a ver a mi familia y entrenar en condiciones como las de ahora. El coche de Sant Cugat tiene una idea para hacer otra. No pedimos algo que cueste mucho dinero, pero nos permite entrenarnos adecuadamente.
¿La falta de este rocódromo te llevó a elegir el modo bloque y dificultad de París y bajar la velocidad?
Sí, esa es mi idea. No soy especialista en velocidad, ya están en España. Tengo que bajar un segundo y dedicar mucho tiempo a conseguirlo. Me resultará más rentable concentrarme en el bloque que mejor uso.
De entrenar en casa con Ondra Ádra para no felicitarla por el oro ¿Qué le pasó?
Tuve que ir rápido por el podio y luego no nos vimos en la Villa. Creo que debe haber sido una gran decepción para él no haber recibido una medalla. Creo que eso es todo y no hay ningún problema conmigo. Para mí, es el mejor escalador de la historia.
¿Con qué sueña Alberto Gins ahora?
Centrándome en los campeonatos del mundo, no gané ni una sola prueba. Y a la larga tiene derecho a París.
Si pudieras elegir y guardar solo una de estas dos medallas, ¿cuál elegirías: la de oro de Tokio o la que ganó la Copa de Extremadura por primera vez a los seis años?
Tokio oro por cambiar mi vida
¿Entendiste este oro con todo lo que vino después?
Si vale la pena o no ser uno al que pueda responder mejor en unos años, ahora sí. Hay días en los que no tienes ganas de escuchar a la gente o verme explotar un poco, pero sé que estas son cosas que tengo que soportar.
¿Qué te dicen tus viejos amigos cuando te ven ahora como campeón olímpico?
Dudan y pican muchas veces, saben que no soy demasiado cool cuando me hablan de este tema porque al final soy el mismo de siempre que gané una carrera y ya está.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *