Baloncesto Juegos Olímpicos: Kevin Durant llega a tiempo para apagar otro incendio en Estados Unidos

Baloncesto  Juegos Olímpicos: Kevin Durant llega a tiempo para apagar otro incendio en Estados Unidos

YEstados Unidos estará en la octava final de los Juegos Olímpicos, incluso si atravesó la puerta trasera. Con un juego aún poco convincente y algunas estrellas que no terminan de atomizar como se esperaba, el equipo de Popovich venció a la República Checa (119-81) en un partido en el que los estadounidenses volvieron a mostrar sus carencias y en el que sufrieron más de lo esperado a pesar de lo que reflejó el resultado final.

Especialmente en el primer cuarto, cuando el aro se volvió demasiado pequeño para los anfitriones de Pops. Sobre todo desde el triple, que a pesar de los fallos parecía ser el único recurso de Lillard, pensaron Lavine y su compañía, que arrancó el choque y decidió tirar un pobre dos de seis en el inicio.

ESPECIFICACIONES

  • 119- Estados Unidos: Grant (), Johnson (), LaVine (13), McGee (7), Tatum (27), Adebayo (6), Booker (5), Durant (23), Green (8), Holiday ( 11), Lillard (8) y Middleton (8).
  • 81- República Checa: Balvin (15), Palyza (7), Sehnal (5), Vesely (13), Vyoral (0), Auda (6), Bohacik (2), Jelinek (7), Peterka (0), Satoransky (12), Sirina (0), Schilb (17).

Es todo lo contrario del paisaje de Europa Central. Con Satoransky y Schilb a la cabeza, los checos salieron al campo inexorablemente y crecieron en cuartos (18-25) hasta empequeñecer a un rival que todavía no puede descifrar los partidos cuando las cosas no van bien. Y sucede con más frecuencia en estos días de lo que piensas.

Estados Unidos, que no pierde el primer set de partidos desde Atenas en 2004, fue un groggi, y los checos quisieron aprovechar esta oportunidad, aumentando sus ingresos, que llegaron a los 10 puntos con un marcador de 19-29. Fue en este momento que surgió el orgullo de un MVP de la NBA como Kevin Durant. La estrella de este equipo (23 + 8 + 6) Ofrecieron a sus compañeros, quienes aumentaron la intensidad de la defensa y le entregaron el balón en ataque para resolver. Es una fórmula simple, pero garantiza el éxito cuando se trata de un jugador como el atacante de los Nets. Él era el comandante, Estados Unidos revirtió el resultado (34-33 fue su primera ventaja) y tomó el control del choque.

Sin embargo, este equipo no tiene la fuerza del pasado (7 de 21 del triple al descanso) y es más como un gigante cuyos pies son de arcilla como un titanio. Los rivales lo saben y tratan de aprovecharlo, como hizo la selección checa cuando salió del vestuario. Se sacudieron el dominio de Durant y volvieron a poner a su oponente contra las cuerdas. Sobre todo Balvin y Vessely, que provocaron daños en el área rival e impidieron su despegue definitivo. Al menos tanto como pudo. Y eso duró hasta los últimos minutos del tercer cuarto, cuando finalmente cedió al empujón de Tatum. (27 puntos para él) y el éxito de Estados Unidos, ahora sí, desde el triple (13 de 28 al final del tercer trimestre). A partir de ese momento (86-64, 32 minutos) y en contra de la voluntad de la selección europea, el partido se convirtió en una mera serie de hechos sin consecuencias. La victoria la ganó Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *