La Resistencia: Un perro antidrogas detecta un porro para una mujer de la audiencia de “La Resistencia”

La Resistencia: Un perro antidrogas detecta un porro para una mujer de la audiencia de “La Resistencia”

YEl gran protagonista ‘La resistencia’ este lunes no fue el escritor Javier Castillo, quien recientemente publicó su quinto libro, titulado «El juego del alma», y el era un invitado David broncano en el programa# 0 de Movistar +pero un perro drogadicto que me invitó Jorge Ponce y que acudió al Teatro Arlequín de Madrid, donde se graba todas las tardes de lunes a jueves, junto a su entrenador, la primera tarde-noche de la televisión española.

«Estoy trayendo algo que es realmente genial. Siempre digo ‘vamos a pasar un buen rato hoy’. Bueno, hoy no sé si eso es todo lo que tenemos para divertirnos porque va a ser realmente genial. Creo que será genial pero no sé si será divertido para todos. Tenemos un perro antidrogas, realmente no sé cómo Jorge Ponce anunció en presencia de Javier Castillo y David Broncano. «Veamos, perdón, el propio perro no se opone a nada. El perro no es que un hermano murió de heroína en los años 80, bromeó el humorista andaluz. «El perro está entrenado para detectar drogas, pasarán el rato aquí», él explicó.

Grison, el músico del programa, le pidió a David Broncano el frasco de colonia que David Bustamante le había regalado hace unas semanas y lo tiró para que el perro no pudiera olerlo. Luego Jorge Ponce se dirigió al público. «¿Alguien quiere ir? En serio, no pasa nada». El les dijo. «Algunas personas se miran entre sí. Algunas personas se miran», resaltado. Sin embargo, frente a la entrada del perro, prometió paz a los presentes. «Si atrapas a alguien, te prometo que pondremos píxeles en tu cara. Si alguien toma drogas, usaremos píxeles en tu cara. Te lo digo porque he visto a personas sacar cosas de sus bolsillos y tirarlas suelo,» continuado.

Antes de aceptar a Javier y Orca, el entrenador y el perro, Jorge Ponce destacó que la compra de un perro antidrogas aún no se había realizado en «El Hormiguero» y no podían hacerlo en «El Chiringuito». Según explicó Javier, Orca es un pastor belga malinois de 2 años que se ocupa de las drogas y hace marcaje pasivo, es decir, cuando huele drogas se queda inmóvil e indica con la nariz dónde está escondida la droga. Antes de la actuación, Jorge Ponce volvió a tranquilizar al público del Teatro Arlequín: «Realmente, si alguien tiene algo, no estará en la televisión. Veo a la gente sudando».

Después de oler a varios espectadores, Orca se detuvo en el asiento donde estaba sentada una mujer. «Parece haber algo, de hecho, que marca la diferencia», Javier, su entrenador, hizo un comunicado que comprobó si la búsqueda arrojaba un resultado «positivo». «No tengo nada», la dama se disculpó. Entonces Jorge Ponce le pidió a la mujer que se levantara para averiguar dónde estaba la droga. «Olí aquí, en la reunión, a quién estaba sentado aquí antes», mientras tanto le dijo el compañero de trabajo preguntó a sus colegas dónde estaban sus articulaciones ocultas. Una mujer llamada Mar recibió como recompensa un ejemplar de “El juego del alma” de Javier Castillo, aunque no a pesar de los porros que le ofreció Jorge Ponce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *