Karate | Juegos Olímpicos: Sandra Sánchez lucha por el primer oro olímpico en kárate

Karate |  Juegos Olímpicos: Sandra Sánchez lucha por el primer oro olímpico en kárate

Actualizado

20.05.05.05 –
05:30

Sandr Sánchez fue recibido con aplausos a todos los voluntarios de los Juegos Olímpicos de Tokio que estuvieron en el área donde se atenderá a la prensa después de la competencia. El reconocimiento del aplauso en un país como Japón es la cuna del kárate, y se valora mucho este deporte. Los españoles jugarán la primera final olímpica de la historia de las artes marciales en unas horas (12:50 en España) contra Kiyou Shimizu, la gran estrella local. Ambos llegaron a la final con la misma puntuación: 27,86. El español, que no ha parado del podio desde enero de 2015, ha sumado 55 monedas seguidas, y es sin duda el más especial.

“Ahora mismo me siento feliz, emocionado y nervioso. Estoy más nervioso que cuando hice los katas. Siento muchas cosas en el estómago y en la cabezaConfesó nada más salir del tatami y antes de ir a la Villa Olímpica a comer y descansar un rato física y mentalmente para «llegar a la final con las pilas cargadas».

Ahora mismo, siento felicidad, emoción y nervios.

Sandra Sánchez, la mejor luchadora de kárate de todos los tiempos

Llegó por primera vez al Nippon Budokan, el santuario de artes marciales, por la mañana, donde el judo y el kárate se estrenaron en los Juegos de Tokio de 1964. «Pensé que finalmente había llegado el día». Vine con la responsabilidad de querer llegar a la final, pero tenía tanta confianza en todo lo que entrenamos … Es como cuando vas al examen y lo sabes todo. Lo que quería era salir a la alfombra para hacerlo. Tenía muchas ganas de correr, pero sin más nervios de lo habitual, la emoción era emoción.«, confesar.

Emoción de haber llegado tan lejos, a un tatami olímpico, después de muchos años cuando le dijeron que era bueno pero no lo suficientemente bueno. En 2015, a los 32 años, consiguió convertirse en el primer campeón de España y no ha dejado de cosechar éxitos desde entonces: Es seis veces campeón de Europa, oro mundial (Madrid, 2018) y cinco veces campeón del mundo. «El fracaso es la clave del éxito», dice a menudo. Sus caídas lo hicieron aún más fuerte.

El comienzo del sueño

Consiguió la talaverana la mejor puntuación en la ronda de descenso en el Grupo A. – cinco carreras – con Kururunfa kata (27.26) y Suparinpe (27.60). Un total de 27,43 punto que lo convirtió en un líder indiscutible.

También debes participar en la lucha por las medallas en la ronda de clasificación. Venció a sus dos rivales con su kata favorito, Papurem, para conseguir su mejor puntuación esta mañana: 27,86. Sandra estuvo en la final olímpica, proporcionó a España la undécima medalla, 12 contadas en fútbol, y se enfrentará a Shimizu en las próximas finales, que también fue la mejor de las dos rondas iniciales del Grupo B.

“Quiero que los dos seamos capaces de hacer nuestras mejores katanas sin errores y lo mejor para ganar”, dijo con la misma deportividad de siempre.

Quiero que los dos podamos hacer nuestras mejores katanas sin errores y lo mejor para ganar.

Sandra Sánchez, la mejor karate española de todos los tiempos

Dos caras de Sandra

Su seriedad en la competición, con ojos desafiantes para intimidar a su rival imaginario y una sonrisa impenetrable, contrasta con su calidez, su eterna sonrisa, sus bromas, su desbordante energía y credibilidad. A los 39 años, conserva la misma ilusión que acababa de empezar. El hecho de haber pasado tantos años a las puertas del podio lo fortaleció y también le enseñó a disfrutar cada paso del camino.

«Estos años fueron como una montaña rusa de emociones». El confesó.

El kata lo imagina para transmitir su gran mundo interior a los demás y también para lidiar con su «mal genio»., un genio que dice que lo ha sido desde niño, pero cómo manejarlo es incluso intuitivo. Pero Fue esta genialidad la que le hizo no darse por vencido cuando sus padres contrataron a su hermano, Paquito, para que le hiciera kárate y bailara para él a los cuatro años. Sandra solo quería estar con su hermano y no se detuvo hasta que se rindió, aunque pensaron que se iba a cansar pronto. Hoy, Paquito «convirtió su casa en una villa olímpica» para seguir la hazaña de su hermana.

Lejos, muy lejanos quedan los días en que, un mes después de recibir su beca, dejó el CAR en Madrid para estar con su madre mientras vencía un cáncer de mama. y que tuvo que dejar la selección junto con la antigua alianza. Lejos los días en que tuvo que emigrar a Australia dejando de lado su carrera de karate para aprender inglés y enfocarse en enseñar karate a los niños. Hay conversaciones lejanas con Jess del Moral, su entrenador y su actual esposo, tratando de convencerla de que le enseñe. Y esta etapa está muy lejana en Dubai, cuando no creen en España.

Hoy es un referente internacional del que España se enorgullece. «Gracias a todos los que se quedaron despiertos hasta tarde para ver. Me siento muy amado», dijo con una gran sonrisa y gratitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *