¿Hay vida más allá de WhatsApp?

¿Hay vida más allá de WhatsApp?

WhatsApp, ¿necesidad?

La otra opción es que WhatsApp estará caído, y con él nuestra parte diaria. ¿Qué haríamos? ¿Cómo podemos reconstruir nuestras vidas sin esta aplicación, sin las personas con las que interactuamos? ¿Hay alguien que solo reaccione a las avispas, perderíamos?

No es impensable. WhatsApp se agota el 15 de mayo. Yo no hice nada malo. Los despiden de WhatsAp porque soy un privilegiado. Tengo la suerte de que las conversaciones esenciales de mi vida estén en el canal Signal. No tengo que iniciar sesión en WhatsApp todos los días. Tengo una alternativa y puedo evaluar si deseo aceptar los nuevos cambios en los Términos de servicio realizados por Facebook.

La mayoría de mis amigos, sin leer, presionan «OK» y comienzan a apresurarse a leer un mensaje. Otros lo leerán e incluso si no les gusta, serán reacios a aceptar la compulsión de Facebook. La única alternativa es migrar rápidamente todo el programa a otro dispositivo de mensajería. Estos incluyen jefes, contactos de trabajo y personas que no saben cómo instalar aplicaciones. Deben continuar con WhatsApp y aceptar las regulaciones de Facebook. Están atrapados, son rehenes y no tienen escapatoria.

Leyes europeas, escudo de protección de datos

Sin embargo, no están indefensos. La ley está de nuestro lado. El Reglamento general europeo de protección de datos (RGPD) entra en conflicto con los nuevos Términos de servicio de WhatsApp. Parece que los ciudadanos europeos nos garantizan un trato especial y no influyen en cómo manejarán nuestros datos.

Pero leer las pautas de privacidad no está del todo claro. Hay reductos que pueden aprovecharlos y hay cabos sueltos. Johannes Caspar, director de la Agencia de Protección de Datos y Libertad de Información de Hamburgo, también nos advierte sobre la opacidad de Facebook.

Para Europa, el RGPD europeo es un problema. Incluso ha intentado presionar a las instituciones para que dejen de operar en la UE si no resuelven los problemas que impiden que sus empresas saquen nuestros datos fuera de Europa. Atención: «su negocio» no se trata de administrar una red social, sino de hacer de los anuncios de Facebook la mejor plataforma posible para segmentar su mercado. Su negocio requiere la recopilación de todo tipo de datos y metadatos.

Responsabilidad individual

Es reconfortante saber que Facebook no puede procesar satisfactoriamente nuestros datos en Europa. Esto significa que la política todavía tiene espacio para restringir la transmisión por parte de gigantes técnicos (Big Tech) también. Por lo tanto, el GDPR inspira cambios a nivel mundial.

En esta línea, la Comisión de Derecho Interestatal de EE. UU., Órgano asesor de la Organización de los Estados Americanos, Principios actualizados sobre protección y protección de datos personales que ofrecen mayor seguridad a los usuarios. Revisado por la Red Iberoamericana de Protección de Datos, el documento proporciona una base legal para la protección de datos en países del continente americano, especialmente aquellos que aún no cuentan con legislación en la materia.

La posición privilegiada de los ciudadanos europeos no debería ser motivo para contribuir a una fiscalidad injusta. No podemos escondernos detrás de la ciudadanía digital en las fronteras inexistentes del ciberespacio. La solución no es inventar pasaportes digitales. Necesitamos asumir la responsabilidad conjunta, y la solución más simple es aplicar la visión que Mark Zuckerberg presentó a Facebook en 2019.

En un comunicado de prensa, Zuckerberg dijo que se debe respetar la privacidad de los usuarios y señaló medidas como «recopilar menos información personal» y recordar que «la mejor manera de proteger la información más sensible es no almacenar datos». Aplicando estas ideas, Facebook no tendría ningún problema con GDPR y WhatsApp no ​​tendría que cambiar su política de privacidad.

Tenemos que afrontar la realidad del ciberespacio. Acepte que esto es parte de nuestras vidas y asuma la responsabilidad civil. Necesitamos cuidar las conversaciones en conversaciones y decidir conscientemente sobre la tecnología que las permitirá.

Si dejas que Facebook te saque de WhatsApp, puedes invitar a aquellos que son más importantes para mí a hablar de ello, aunque eso debería ser en Signal.La conversación

Iago Ramos, profesor asistente. Filosofía de la cultura y educación ciudadana, Universidad de Salamanca

Este artículo ha sido republicado bajo una licencia Creative Commons por The Conversation. Lea el artículo original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *