Euroliga: el Madrid cenará en el campeonato

Euroliga: el Madrid cenará en el campeonato

SSi el Real Madrid quiso decir algo en el estreno de la Euroliga, el mensaje llegó de forma muy clara porque los tejados se gritaron en forma de partido extraordinario. Y nada menos que ante el actual campeón. Los blancos erradicaron los recitales de baloncesto y atletismo del Anadolu Efes (82-69) como recordatorio: nadie debe olvidarlos a la hora de defender a los campeones. Solo la relajación de los últimos minutos impidió que el resultado fuera más sensible a la superioridad vista en el campo.

La puesta en escena del Madrid fue extraordinaria, el comienzo soñado. Irrumpió en la carrera con una fuerza tan brutal que en ocasiones el Efes resultaba astringente. Los blancos demostraron con gran despliegue que pocos equipos en Europa podrán igualarlos físicamente. El comienzo fue una seria declaración de intenciones 12-0.

Los turcos compensaron por la noche en todos los ataques contra el cuarto de Tavares, definiendo con 13 puntos y 12 rebotes, así como la intensidad de los demás. Se producen rotaciones. Los miembros de Ataman están tratando de encontrar la clave para reanudar la reunión. Laso para no dejar de acelerar. Ganaron las jugadas blancas, que aún exprimían una defensa casi perfecta, permitiéndoles atacar. Y si no, estaba Heurtel, que anotó ocho puntos seguidos y dividió el partido.

Cerraron el primer cuarto con un sorprendente 32-15 después de la bofetada de Taylor en el último segundo, poniendo fin a la racha de 11-2. El Madrid enterró al campeón en masa muscular. No es que a los turcos les haya costado marcar, sino que incluso los metió en el campo. Solo Larkin podía liberarse de los grilletes. Da miedo pensar en dónde los blancos pueden tomar su nivel de defensa si ya están en ese nivel en septiembre.

La brecha se amplió aún más cuando Madrid dominó la revancha y continuó forzando derrotas. Las matemáticas no eran engañosas. Los locales tuvieron tantos rebotes ofensivos como los invitados en total: siete. El mismo número se aplica a las pérdidas otomanas. Así, explicaron que a mitad del segundo cuarto, los madridistas doblaron a su rival en un tiro de campo: 32-16.

El triple de Abalde consiguió un máximo de 21 puntos (41-20) cuando el partido seguía dando vueltas en el minuto 14. Una serie de derrotas y la primera canasta de Micic consiguió acortar distancias en el entretiempo (50-35). Laso hizo jugar a todos, menos a Alocn. Todos los que saltaron al campo marcaron un gol menos Rudy. El esfuerzo es tan brillante como el coral.

Los triples de Williams-Goss y la versatilidad de Yabuse (15 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias) y su excelente comprensión con Tavares compensaron la aparición del joven Petrusev (17 puntos). Los blancos marcaron igual durante la segunda parte que en el primer cuarto. Era imposible mantener esta producción, pero supieron frenar los intentos de revivir al Efes, que siempre había liderado Larkin (21 puntos y 35 ratings). Tuvieron que poner a los turcos en 10 (79-69) tras un parcial de 0-9. Fue muy tarde. El Madrid les adelantó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *