“Estados Unidos está haciendo todo lo posible para recuperar el tiempo perdido en África”

n aeropuerto completamente nuevo, integrado con el respaldo de préstamos chinos. Volando lejos el sábado 1oh April desde Lusaka, la capital de Zambia, esta es quizás la última imagen que se llevó con ella la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris. Durante su gira por África, que también la llevó a Ghana y Tanzania, MA mí Harris siguió alabando a la » creatividad « del continente, llamando a la fundación de una nueva » camaradería «. Pero estas fórmulas entusiastas no deben ocultar el trasfondo geoestratégico del viaje: el de una competencia a ultranza entre Estados Unidos y China, de la que África es uno de los campos de batalla. Más aún en un momento en que el conflicto ruso-ucraniano está propiciando la sedimentación de bloques antagónicos.

Lea también la columna: “Después de veinte años, la “historia de éxito” de Chinafrica tiene consecuencias problemáticas”

En el continente, Beijing tiene una clara ventaja. El vicepresidente estadounidense pudo comprobarlo en Zambia, donde las empresas chinas han integrado todo en los últimos quince años, carreteras, puentes, terminales, estadios… Lo mismo ocurre en buena parte de la región. En dos décadas, el comercio de China con África se ha multiplicado casi por treinta. Ahora son cuatro veces mayores que los de Estados Unidos con los países africanos.

China ha conseguido así asegurarse el acceso a recursos estratégicos de los que el subsuelo africano está ricamente dotado: petróleo en Gabón o Angola, bauxita (por aluminio) en Guinea, cobre en Zambia, uranio en Namibia, etc. Y, cada vez más, cobalto y litio. , estas materias primas cruciales para la transición energética y el desarrollo de los coches eléctricos. En la República Democrática del Congo (RDC), que proporciona más de dos tercios de la producción mundial de cobalto, casi todas las minas ya están bajo control chino.

Recuperar el tiempo perdido

La administración de Joe Biden está preocupada por eso y está tratando de recuperar el control. La prueba con el memorando de entendimiento firmado en diciembre de 2022 con la RDC y Zambia. El acuerdo tiene como objetivo desarrollar en estos dos países una cadena de valor completa en torno a las baterías para vehículos eléctricos, desde la extracción de minerales hasta la fabricación industrial. Todo ello, se argumenta en Washington, según una lógica de acompañamiento y no –sigan mi mirada– de pura explotación.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En la cumbre Estados Unidos-África, Joe Biden, socio seductor de los países africanos

Con el final de la era Trump, los vínculos parecen poder reducirse entre Estados Unidos y África. Después de años marcados por el desinterés y la delincuencia, el ex presidente estadounidense había llegado a tratar a sus socios africanos con «país de mierda» –, su sucesor hizo lo imposible por recuperar el tiempo perdido. principios de año, precediendo a Kamala Harris, ya han sido enviados al continente cuatro funcionarios: la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas Linda Thomas-Greenfield, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, la primera dama, Jill Biden, y el secretario de Estado Antony Blinken. El presidente, Joe Biden, ha insinuado que podría ser el próximo en la fila.

Le queda por leer el 26,92% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.